CHELO DÍAZ: “BECCACECE ENCONTRÓ SU LUGAR EN EL MUNDO EN RACING”

CHELO DÍAZ: “BECCACECE ENCONTRÓ SU LUGAR EN EL MUNDO EN RACING”

Marcelo Díaz pasó por los micrófonos de ESPN para contar como viene trabajando el equipo de Sebastián Beccacece y cuáles son las expectativas de cara a lo que se viene.

Ante esto, se le consultó al “Chelo” sobre si Racing es candidato a ganar la Copa Libertadores: “No somos candidatos a ganar la copa. Si digo que sí, estaría dejando ilusiones que pueden quedar a la deriva, pero sí puedo decir que somos un equipo que está en construcción. Seguimos avanzando muchísimo, tenemos una idea bastante clara que la vamos desarrollando mejor día a día”, sentenció el mediocampista.

“Beccacece entró en el grupo de una forma increíble y hay una armonía espectacular dentro del plantel y dentro del mundo Racing. La gente está muy identificada con lo que nosotros hacemos y eso ayuda para que podamos desplegar nuestro mejor cupo”, dijo sobre el presente de la “Academia”.

Teniendo en cuenta la competencia que hay en el plantel, mencionó: “Eso está bueno porque todos competimos por un puesto. Sebastián varía de acuerdo a los partidos y a la necesidad que tenga el equipo. Sabe leer muy bien lo que puede acontecer y por eso trabaja como un demente y, hasta el momento, lo está haciendo muy bien”.

Para seguir con su relato, narró: “Sebastián trata de sacarle el máximo de sus capacidades a sus futbolistas y uno se tiene que adaptar rápidamente porque si no, no sirves. El plantel está conformado para jugar de una forma”.

Luego destacó la virtud principal del equipo: “Somos un grupo muy humano. Nosotros siempre destacamos que somos personas y somos compañeros, pero que es el entrenador el que toma las decisiones. Tengo muy buena relación con todos mis compañeros. El mejor ejemplo que podemos poner es el de Iván Pillud, que estuvo cerca de un año y medio sin jugar con el ‘Chacho’ (Coudet) y era el primero que estaba con una sonrisa y tirando al grupo para delante. Entendemos que es lo mejor y que así se conducen los mejor equipos”.

Para cerrar dejó unas palabras para el DT: “Beccacece encontró su lugar en el mundo en Racing. Está contento, los jugadores estamos contentos, la gente está contenta y los dirigentes están contentos. Todo está siendo muy positivo y eso hay que darle el mérito a todo el club”,

ASÍ LO VIVÍ

ASÍ LO VIVÍ

“Yo sé cómo voy, yo sé cómo vengo”

Domingo, día soleado, y el plan perfecto: juega tu equipo, de local, y contra el clásico rival.

Llegué temprano (el evento lo ameritaba); vestido para la ocasión: pantalón largo y camiseta modelo 2016 (aquella del 3 a 0 de local).

Deje el auto en el shopping y cruce la plaza… Ya era una marea de gente la que se dirigía al Coliseo (el domingo lo fue más que nunca). Me gustó mirar de afuera la siguiente situación: jóvenes y chicos disfrutando del día y de un “picado” en las canchas de ese espacio tan bien recuperado, y cada uno con su camiseta (de Boca, de River, y de los vecinos también) aislados del mundo, cómo si no notaran la presencia de la banda sonora académica. De los nuestros, nadie esbozó ni una cargada… Bien por la convivencia, como debe ser.

Camine lo que restaba para llegar al estadio algo apurado… No me quería demorar… Cacheo y presentación del DNI sin inconvenientes. Luego otro segundo cacheo y adentro. Comencé a cruzar el playón y vi que había un amontonamiento de gente en el sector del estacionamiento. Cuando me acerque pude notar que estaba llegando el pulpo González con su familia, y comprendí que, hasta que llegase al sector de palcos, tardaría una eternidad.

El pulpo González llegando a la cita con su familia y accediendo al saludo de los hinchas.

Seguí con paso acelerado en dirección a la puerta 3 que me deposita en la platea D. No quería llegar y encontrar a alguien en mi silla, para después tener que explicarle que el lugar está con abono y que yo era ese titular.

Al llegar ya me encontré con los parroquianos de siempre y nos pusimos a hablar enseguida de nuestras cosas, tal es así que nadie se mostraba nervioso por lo que se venía: nada mas ni nada menos que el clásico.

Y llegó nomas… Salida de los once gladiadores y el recibimiento acorde de los mas de 50.000 fieles dispuestos a quedar roncos, todo sea por la causa.
Arrancó el partido. Enseguida se vieron las cartas de cada equipo: Racing dispuesto a ser protagonista e ir a buscar el partido, y ellos a la espera de alguna jugada para recuperar y salir rápido.
La primera fue nuestra: tiro de esquina y Leo Sigali conecta de cabeza, pero se va demasiado alto. Que bueno es tener de nuevo al Osito.
Minutos más tarde, una falta al borde del área sobre el lateral derecho de nuestro ataque contra Lisandro López, deja un tiro libre en una posición de remate al arco/centro. La acomoda Matías Rojas, dentro mío le pido que le pegue al arco como ese jugador de Defensa y Justicia que tanto sufrimos. Un hincha cerca mío pide centro… Remata al palo de la barrera y Campaña responde muy bien enviándola al tiro de esquina (casi Rojas).

El primer remate de ellos recién llega a los 16 minutos. Mala salida del fondo, Silvio Romero se la cede a Leandro Fernández, que engancha y remata con violencia, pasando cerca del palo derecho de Arias. Cada vez me convenzo más que de haber aproximaciones del rival dependerán de estas jugadas aisladas, con errores nuestros, y no por mérito propio.

Minutos mas tarde, y luego de un tiro de esquina, llega una chance para Licha. Peina Sigali, y le queda a Lisandro que ensaya una media vuelta, pero remata débil, quedándose Campaña con la pelota… Tengo fe que tendrás más Licha… el susto que te tienen ellos me lo asegura.
Un minuto mas tarde, tremendo remate de Montoya, alcanza a rozar Campaña y la pelota revienta el travesaño. La hinchada enloquece porque sabe que este es el momento para golpear definitivamente. Ellos están perdidos en la cancha. Se les nota en la cara… 

Corren los minutos y seguimos dominando, nuestros laterales suben según por donde sea el ataque y con criterio. Pillud recibe una fuerte falta de Sanchez Miño y este se hace acreedor de la primer amarilla del partido. La hinchada sigue con su liento ensordecedor. Miro a mi alrededor y todos están conectados como nunca… sabiendo que también jugamos nuestro partido.

En el siguiente avance, Barbona cede un pase en cortada para la diagonal de Lisandro, que define cruzado ante la salida de Campaña, y la pelota cruza el área chica y se va al lado del palo izquierdo del arquero… Casi, pero no. Alguien cerca reclama que tenemos que meter más gente en el área, y que con Licha sólo no alcanza… pienso dentro mío “tranquilo ya va a venir… estamos bien”.

Minuto 39 y una de esas jugadas fatídicas… pelota de Racing que queda en posición de ataque en 3/4 de cancha, la jugada se ensucia con Díaz y Pillud que llegan a participar, y tal cual un flipper, la pelota sale hacia la mitad de cancha, le quedan a dos jugadores de ellos para la contra, corta el Chelo Diaz hacia atrás con tanta mala suerte que el rechazo le queda a Cecilio Dominguez que se va al gol, seguido por Nery Dominguez que busca emparejar… Arias sale a achicar (pienso “no te apures”); define Cecilio mano afuera del área, Lousteau llega decido y roja para Arias… esta bien, nada que objetar. Alcanzo a ver a Arias irse pidiendo perdón.
No puede ser, cuando más los dominábamos y los teníamos sometidos, llega una de esas jugadas que tiene el fútbol de impredecibles y te desarma toda la idea… ¿Cuantas veces vimos esta misma película? Nosotros siendo más y en una jugada aislada cambie el sentido del partido… Pensé que esta sería una tarde noche más de esas borrascosas.

Rápidamente ingresa Javi Garcia y se va Barbona (quizá el más fácil de sacar, aunque estoy de acuerdo en que sea él la salida). Vendrá el tiro libre de Leandro Fernandez y nada… sin peligro…
Transitan los últimos minutos del primer tiempo y la sensación que me queda es de que todavía podemos… será más difícil con uno menos… pero se puede, esa es la imagen que me deja el equipo. Y creo que el de todo el estadio también, porque se van aplaudidos los jugadores, y queda en el ambiente de que fuimos ampliamente superiores.

Esperamos todos esos quince minutos de entretiempo imaginando la bronca en el vestuario por esa jugada fortuita, pero juramentándose todos de que aun con uno menos saldrán a ganarle al clásico rival.

Y arranca el ST. Juegan ellos, lanzando la pelota hacia adelante para Silvio Romero, que llega a posición de Leo Sigali, y cae al piso como si un francotirador le hubiese dado. Suena el silbato y Lousteau cobra la falta (?). Se escuchan insultos para el arbitro, uno cerca mio con un “¿Que cobras HDP?”, mientras sigue su camino hacia Sigali y… ¿Con una tarjeta roja en la mano?

Ya nadie entiende nada. Ni en épocas de Grondona se atrevieron a tanto. ¿Expulsado?
Los primeros minutos seguimos sin entender nada, nos preguntamos entre nosotros si realmente le pegó con el codo. Enviamos mensajes a nuestros amigos que lo están viendo por tele, y la opinión es la misma… Si existió la falta a lo sumo es una amarilla. Pero lo cierto es que a los cinco segundos del ST ya tenemos dos jugadores menos.

Ingresa Mauricio Martinez y sale Rojas, quedando el dibujo en un 4-3-1. Y ahora será aguantar como sea y esperar a que llegue el final con un empate milagroso.

Inmediatamente se juega el tiro libre de esa falta. Remata Sanchez Miño y da en la barrera, quien toma el rebote y de volea impacta hacia el arco, y Javi Garcia en su primer intervención la manda manda al corner. Lo toma Cecilio Dominguez, que lo ejecuta bien, llega Franco sólo, cabecea de manera fulminante y nuevamente, de manera magistral, Javi García al corner!!! ¡Que tapada por Dios! Esas dos salvadas me dan ánimo para pensar que lo podemos aguantar.


Luego vendrá otro corner, pero la salen jugando: Cecilio Dominguez, para Lucas Romero, este para Domingo Blanco, quien tira un centro frontal a posición de Dominguez… Pienso “porfa que no la pare y remate”… y veo que la va a impactar de cabeza… cabezazo de pique al piso y Javi Garcia la atrapa junto al palo… Bien, que sigan pasando los minutos… pero es un flypper, no la podemos tener y siempre vuelve contra nuestra área.

La hinchada se enciende y cree que el empate es posible. Se rebela contra la injusticia de los jueces y empuja al equipo como nunca.
Pasan los minutos y no hay mayores sobresaltos: ellos tienen la pelota pero no las ideas. Nosotros exprimimos cada segundo que tenemos para enfriar el partido (¡y si!). 


68 minutos: Sale Lisandro, agotado y ovacionado (Ellos piensan “al menos hoy no nos vacuna”), pero entra un tipo que, siempre pero siempre te da algo… por vivo… por bicho. Entra Cvitanich.

Una más, magistral de Javi Garcia. En una paturuzeada nuestra, con tres jugadores en campo de ellos, la perdemos. La pelota sale rápidamente jugada para Brian Romero, quien filtra un pase para la diagonal de Leandro Fernandez, quien queda cara a cara con el arquero… se nos cae la resistencia (pienso)… define el delantero y Javi Garcia achica fenomenalmente tapando con sus pies… la hinchada lo festeja como si fuese un gol y no es para menos.


Otra… centro desde la izquierda, sobrepasa a Mena, y por la espalda le queda a Cecilio Dominguez que la acomoda de pecho y cuando le quedaba para rematar llega Mauricio Martinez y desvía su remate al corner… Aguante corazón, aguante.
Transcurrirán los minutos… con tenencia de ellos pero cada vez con menos peligro. Incluso con un tiro libre a favor, ganado por Cvitanich, que empieza a consumir minutos, y en donde Marcelo Diaz se acerca al banco y vuelve ¿Comiendo una banana? Ahh buehhh, menuda tranquilidad la del chileno…

Y llega el minuto 41. Y un tiro libre a favor nuestro que nos encuentra con 7 jugadores de campo delante de la mitad de cancha… que locura terminar así justo ahora… Nery Dominguez que la empala para Cvitanich y este la aguanta ante Thomas Ortega, que se la puntea, y le queda, todavía por la derecha al “chaco” Montoya, quien intenta un buscapie fulminante, pero que termina ahí nomas rebotando entre Ortega, Cvitanich y Barreto… ¿Y de los tres quien gana? ¡Y si! ¡Y Cvitanich! que lo cuerpea al pibe Barreto y queda a tiro de Campaña, pero cede atrás a “lolo” MIranda, quien abre las piernas… ¿Y aparece en el área Marcelo Díaz? Pero no puede ser… Si estamos con nueve… Pero ya está… que me importa que esté en donde el DT le pidió que no llegue… Y ahí está, de frente al arco… “¡Pero rompele el arco por favor!” (por eso estoy en la tribuna y ellos en la cancha)… la acomoda, se acomoda, cara interna del pie derecho, la tranquilidad de los que saben, el pase a la red y explotan las gargantas como nunca antes.


No nos alcanzan las manos para abrazar, las gargantas a todo volumen (que alguien me diga el movimiento sísmico que hubo), personas que caen de las butacas de arriba para armar una bola humana de abrazos, gritos y lágrimas… se consuma el milagro… con nueve… con Javi en Pijamas… con el chelo comiendo banana… con Beccacece (su técnico al que nadie saludo) en nuestro banco, con el arbitraje en contra, pero con uno huevos enormes: Racing 1 – Ellos 0.

Luego llegaran las expulsiones de Cecilio Dominguez (Gracias Javi) y la de Lucas Romero (Gracias Cvita), para la anécdota… ya no se jugó mas… explota el estadio… termina un partido que quedará para la historia, y que quizá sirva para cambiar un paradigma que se venia dando en este clásico… por primera vez en algo mas de 30 años tenemos dos victorias consecutivas en el clásico… Creo que se terminaron las malas, y que será un punto de inflexión…

Todos nos llevamos otra imagen más… que no el Alzheimer podrá borrar.

Pin It on Pinterest